Garbanzos con Espinacas

  • Garbanzos con Espinacas

  • Garbanzos con Acelgas

  • Garbanzos con Bacalao

  • Garbanzos con Arroz

  • Garbanzos con Chorizo


  • "Garbanzos con Espinacas"

    Garbanzos con Espinacas



    Aprende a preparar unos riquísimos garbanzos con espinacas, un plato ideal para cualquier almuerzo del día a día. Es una receta sencilla de hace y que merece la pena preparar probar.

    Ingredientes:

    - 200 gramos de garbanzos
    - 350 gramos de espinacas
    - 6 dientes de ajo
    - Una cucharada de pimentón
    - Media cucharada de comino
    - Tres cucharadas de tomate frito
    - Un chorreón de vinagre de vino
    - Un par de vasos de agua
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen
    - Unas rebanadas de pan



    Preparación:

    Esta receta de garbanzos con espinacas la vamos a preparar al estilo sevillano, una forma de preparar este plato que es muy rica y tradicional. Para hacerla vamos a necesitar garbanzos cocidos, los cuales podemos comprar en el supermercado ya cocidos, o bien hacerlo nosotros mismos, que es lo más recomendable, a menos que tengamos poco tiempo para cocinar o no queramos esperar a que los garbanzos se cuezan, para lo que previamente hay que dejarlos en remojo la noche antes. De todas formas hazlo como prefieras, aunque debes saber que tienes las dos opciones.

    Nosotros empleamos garbanzos cocidos de forma casera, para lo que tendremos que dejarlos en remojo la noche antes al menos, para que se ablanden y poder cocerlos de forma más rápida y adecuada. Se dejan bien cubiertos por abundante agua el día antes de cocinarlos, por la noche es suficiente, y al día siguiente se escurren bien y se ponen a cocer en una olla con agua, a fuego medio. El tiempo que tardarán en estar bien tiernos los garbanzos va a depender del tipo de garbanzos empleados, la temperatura de cocción, el tipo de agua… por lo que no es posible indicar un tiempo exacto, pero rondará entre 60 y 90 minutos.

    Cuando tengamos los garbanzos cocidos o bien mientras los cocemos, vamos a preparar el resto de ingredientes necesarios. Las espinacas se pueden emplear frescas o congeladas, las que tengas o más te gusten. Si son frescas las lavamos bien, le quitamos los tallos y las partes desechables y las cortamos en trozos no muy grandes, y las ponemos a cocer en agua caliente con un poco de sal, alrededor de unos 15 minutos, hasta que queden bien tiernas, y después las dejamos escurrir bien, para que queden sin agua. Si son congeladas, como ya vienen limpias y cortadas, sólo tendríamos que cocerlas y escurrirlas.

    Mientras tanto seguiremos con la receta, así que pelamos tres dientes de ajo y los vamos a freír levemente en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen, enteros y sin trocear, y cuando se hayan dorado por todos lados, los retiramos. En la misma sartén vamos a freír un par de rebanadas de pan, de forma que nos queden bien fritas por ambas caras. Podemos emplear pan del día o pan de molde si no tenemos otro, incluso pan del día antes, cualquier tipo de pan nos valdrá para hacer este paso. Hay que tener cuidado de no quemar demasiado el pan.


    Al acabar este paso anterior, vamos a echar los ajos fritos y el pan frito en el vaso de una batidora, o en un recipiente donde podamos usar la batidora. Agregamos también un buen chorreón de vinagre de vino, unas tres cucharadas de tomate frito, un par de vasos de agua y media cucharada de comino en grano, y batimos bien hasta que queden todos los ingredientes bien integrados, y reservaremos esta mezcla para usarla más adelante en la preparación del plato.

    Pelamos otros tres dientes de ajo y los vamos a dorar en una cacerola o sartén con aceite de oliva virgen, también enteros, como los anteriores, y cuando estén bien dorados vamos a agregar a la sartén las espinacas bien escurridas, de forma que no tengan nada de agua, y rehogaremos a fuego medio durante unos 5 minutos. Entonces agregamos el pimentón dulce, removemos bien para mezclarlo y dejamos cocinar un par de minutos como máximo, de forma que no se nos queme el pimentón, ya que daría un sabor amargo.

    Echamos los garbanzos escurridos, salpimentamos bien y vertemos el contenido que habíamos batido antes, y dejamos a fuego medio unos 10-15 minutos, para que se acaben de cocinar las espinacas y los garbanzos y se vaya consumiendo el caldo. Antes que esté listo probamos el plato para ver si es necesario corregir el punto de vinagre o comino, y una vez que esté bien cocinado, ya podemos apartar nuestro rico plato de garbanzos con espinacas, el cual se puede acompañar con unos trozos de pan frito o unos huevos cuajados sobre los mismos.